Pesca Deportiva en Argentina - DataPesca - Lago Puelo y Paimun - Salida de Pesca - SmartSection Lago Puelo y Paimun - Salida de Pesca - SmartSection : Pesca Deportiva en Argentina - DataPesca








SmartSection is developed by The SmartFactory (http://www.smartfactory.ca), a division of INBOX Solutions (http://inboxinternational.com)
SmartSection > Salida de Pesca > Lago Puelo y Paimun
    Lago Puelo y Paimun
Publicado por Norberto el 02/13/2008 (3439 lecturas)

Hola. Bueno les cuento mi experiencia piscatorio por el sur.
Paramos primero en Lago Puelo, en el Camping del Lago, espectacular, muy buen camping, con mucha sombra, buenísimas y limpias instalaciones, y a 50 mts. del lago.
Por lo que averigüé, la pesca de costa estaba bastante complicada, debido al intenso calor. Las truchas andaban muy abajo, y casi no comían. La Zona ideal era la desembocadura del Río Azul, a mas o menos 1 km. del campig caminando por la costa. Allí, el río se abre en varios brazos, formando lo que llaman el Delta del Azul.
Bueno, para hacerla corta, estuve 8 días en Puelo, y no vi sacar una sola trucha de costa, y yo ni lo intenté.
Por todo esto, decidimos embarcarnos con un guia. Allá te cobran por hora ($120), la ventaja es que al lugar de pesca son solo 10 minutos de navegación. El lugar al que te llevan es Los Hitos, el límite con Chile, donde el Lago Puelo se encajona, y se convierte en el Río Puelo, para luego, del lado de Chile ser el Puelo Inferior. Acá la anchura del lago no es más que unos 60/80 metros, y tiene a partir de las 19.00 hs. bastante sombra y una profundidad de 25/30 mts., lo que lo convierte en una buena zona de pesca.
Bueno, el guia acomdó la embarcación  y nos prestó una cucharitas, que en una primera impresión a mi me parecieron demasido grandes. Pescabamos los 3, el guia, Patricia (sin experiencia casi) y yo. A los 10 minutos, el el tercer lance yo acusé un pique, a unos 30 mts. del bote. Clavé y empezó la fiesta. Es impresionante ver saltar a estos bichos a esa distancia del bote, clavados y totalmente furiosos, es increible la fuerza que tienen, me paseó de una costa a la otra, y luego de unos 10 minutos pudimos subir una hermosa arco iris de unos 700 grs. (a ojo del guia).
Atrás mio, Patricia acusó un pique, el que no pudo llegar a clavar, y luego fue el guia quien acuso otro pique que consiguió clavar, pero como estaba pescando con mi equipo (me lo pidió para probarlo) tenía la estrella del reel demasiado floja y se le escapó.
Como se hacía de noche, nos propuso empezar a salir haciendo trolling. Así lo hicimos, acá cambió los señuelos por unos tipo Tucán de paleta larga, que trabajan bien abajo.
Llegando a donde se ensancha el Lago, nuevamente mi línea acusó un pique, clavé y empezó la lucha. Veníamos pescando a unos 60/70 mts. del bote. La trucha no saltaba, hacía muchísima fuerza, pero no se dejaba ver, a tal punto que pensamos que pódía ser o bien una perca o alguna rama, se me cansaban los brazos, si bien no sacaba línea, era mucha la fuerza que debía hacer para arrimarla. Por fin, a unos 10 mts. del bote la vimos, y era una preciosa marrón, también de unos 700 grs.
Con esto dimos por finalizada la pesca y emprendimos el regreso.

2da. Etapa Lago Paimún.

Acá la actividad piscatoria desde la costa era mayor, todos los días a partir de las 19 hs hasta las 23, eramos varios los que con el agua a las rodillas dejasbamos volar nuestras cucharas, señuelos y moscas. El lugar era bueno para la pesca, la desembocadura de un arroyito bastante caudaloso, sombra, y aunos 10 mts. de la costa ya contabamos con unos 15/20 mts. de profundidad. Acá tampoco vi sacar ninguna trucha de costa, pero si vi algun que otro pique y saltos sin fortuna para el pescador. Yo no tuve suerte aca.
Pero, como el tema de la pesca me genera mucha inquietud, me contacté con un mapuche de la zona, medio de casualidad, preguntando al guardaparque por una buena zona de pesca de costa, me indicó de una a unos 6 km. del camping, de los cuales solo 4 se pueden hacer en coche, luego... a pata. Un día encaramos la excursión, dado que la caminata era toda por la costa de arena volcánica, por lo que no presentaba dificultad alguna. Al llegar al lugar donde dejar el coche, preguntamos para chequear los datos, y nos dijeron que eran correctos, pero que si queriamos un muchacho, Ernesto, nos podía llevar a pescar a un lugar mucho mejor, con “pesca asegurada” y luego de una cabalgata de 2 y ½ hs. Era un lugar secreto que este pibe tenía. Bueno, encaramos la aventura.
Lo que para ernesto era una cabalgata sencilla (según nos había dicho) sin problemas y sin peligro, para nosotros era mas o menos como subir al Aconcagua (jajajajajaja), eso sí,. Les aseguro que valió la pena.
Luego de casi 3 hs. de cabalgata (menos mal que se pesca parado porque sentado no creo que hubiese podido) llegamos al “lugar de Ernesto” que el llamaba Ojo de Agua. Era río arriba del Río Paimún, donde el mismo se ensancha bastante, llegando a tener unos 80 mts. de ancho y sobre el mismo desemboca un arroyo. Sobre el rio hay unos pozones de unos 10 mts de profundidad, lo llamativo es que por la claridad el agua se ve el fondo de los mismos y la cantidad de truchas que observamos nadando tranquilamente era impresionante, al igual que las que se encontraban comiendo insectos en la desembocadura del arroyo.
El espectáculo por si solo era impresionante, aunque no pescaramos, con la cabalgata y la vista que teníamos, era mas que suficiente.
Comenzaron a volar cucharitas varias, acá solo pescabamos Ernesto y yo, el con el clasico tachito de durazno, tanza del 40 y la cuharita voladora como señuelo. Al primer tiro nomás acusó un pique, que no pudo concretar. Era espectacular ver venir a la cucharita y no menos de 4/5 truchas atrás, pero no se decidían a comer firme. Las veíamos llegar como para dar el mordiscón y daban la vuelta.
Luego de un rato sin piques, y de haber visto muchas marrones grandes (estimamos de 1 kg. y más), Ernesto propuso bajar unos metros. Claro unos metros allí era hacerlos por un bosque casi virgen, muy tupido. Allí el río se encajona un poco más, y tiene dos saltos pequeños, generando entre ellos una zona calma de unos 100 mts. de largo. La costa es como de acantilados, no hay playa y baja no es sencillo y menos encontrar un lugar para utilizar la caña. Cuando llegamos observamos desde arriba 3 truchas de un tamaño impresionante, que en cuanto comenzamos a bajar huyeron despavoridas.
Nos acomodamos como pudimos, para Ernesto con su tachito era mas fácil, y en el segundo intento trajo una arco iris de unos 35 cm. La cual al querer agarrar se zafó del anzuelo. Yo seguía sin acusar piques.
Como las mujeres estaban realmente demasiado incomodas en el lugar, decidimos volver al claro, que era más habitable.
Allí, luego de unos minutos, los dos acusamos piques, y conseguimos sacar sendas arco iris, de unos 30/35 cm. cada una. Bueno, en conclusión, obtuvimos 4 truchas de este tamaño y dedidimos siendo las 17.00 hs y la incomodidad de las féminas, dar por concluida la jornada y emprender el regreso.
No tengo fotos de este lugar (lamentablemente) dado que habíamos decido emprender la caminata original con la menor cantidad de cosas posibles.
Pero les vuelvo a decir, asi no hubiese pescado nada, el paseo y la vista de las truchas valieron la pena.
Bueno, les dejo algunas fotos.


Esta es la caja de pesca del guia:




Mi primer trucha!!


Un abrazo para todos.


Explorar articulos
Artículo anterior A falta de pan buenas son........risas. Taruchas en las 2 Aguas Artículo siguiente